Muchos no alcanzaban a entender el rol de un directivo de una organización de la administración pública profundizando y debatiendo sobre esos términos y de la importancia de implementarlos en toda organización y hacerlo extensivo a cada fase e implicando a cada persona a lo largo de toda la cadena de valor de la organización.

Hoy el Covid-19 le ha abierto los ojos a más de uno sobre la importancia de la omicanalidad como estrategia para generar una mayor calidad en el servicio prestado al usuario, una mayor eficiencia para la organización, una mayor sostenibilidad en lo que a responsabilidad con el medio ambiente se refiere y una medida de salvaguarda ante adversidades imprevistas; como es la irrupción en nuestras vidas del Coronavirus.

¿Qué hubiera sido de muchas personas si los productos y servicios básicos y no tan básicos no hubieran estado al alcance a través de otros medios de forma integrada? ¿Y de muchas empresas? ¿Y de muchas administraciones públicas?